Potaje de garbanzos al pan frito.

Disfruto muchísimo con la receta que vamos a cocinar hoy.

Potaje de Garbanzos al pan frito.

No solo porque está realmente deliciosa, o porque me encantan las legumbres en todas sus interpretaciones culinarias. Sino porque es una de estas que comparte conmigo una paisana, sentada a una mesa,  mientras tomamos un café en uno de los chiringuitos que durante todo el año permanecen abiertos en la playa.

Me cuenta que es la receta favorita de sus hijos. Y que ha ella la enseñó a cocinar su madre. La abuela Pepa.

Porque de nuestra cocina es un clásico el Rape al pan frito. Pero que no a todas las mesas ni ahora ni antes, ni antes ni ahora,  era fácil que llegara tan rico manjar. Así que había que agudizar el ingenio y sustituir el pescado por lo que se tuviera más a mano. Sustitución muy acertada por cierto, que tuvo la abuela Pepa.

Así que vamos a la cocina a homenajearla, de la manera que mejor nosotr@s sabemos, que es cocinando con mucho arte este rico potaje.

INGREDIENTES:

(Para cuatro personas)

  • 250 gr. de garbanzos (Que serán 500 gr. una vez remojados.)
  • 1 cebolla.
  • 1 Cabeza de ajo.
  • 1 Cucharada de pimiento molido.
  • Tres dientes de ajo.
  • 2 rodajas de  pan del día anterior.
  • 1 Ñora.
  • 50 ml. de Aceite de Oliva.
  • Sal.

ELABORACIÓN:

1.- La noche anterior ponemos en remojo los garbanzos.

2.- En una cazuela colocamos los garbanzos, la cebolla pelada y la cabeza de ajo. Cubrimos de agua y ponemos a hervir. Cuando empiece a hervir debemos de quitar la espuma que produce la cocción de los garbanzos.

3.- Una vez que hayamos quitado toda la espuma añadiremos el aceite de oliva, la cucharada de pimiento molido y una pizca de sal.

4.- Abrimos la ñora por la mitad y ponemos en remojo.

5.- Mientras los garbanzos se ponen tiernos, en una sartén añadiremos un chorrito de aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente añadimos los dientes de ajo cortado a láminas y las rodajas de pan. Cuando el pan esté bien frito retiramos del fuego y reservamos.

6.- Con la punta de un cuchillo quitaremos toda la carne a la ñora y la añadiremos a la sartén ya con el fuego apagado. Así evitaremos que se nos queme. Doramos un poco con el calor residual y retiramos.

7.- Colocamos en el vaso de la batidora y trituramos. Si queda muy espeso puedes añadir el agua donde has remojado la ñora para que así te resulte más fácil el triturar la mezcla.

8.- Una vez  tiernos los garbanzos añadimos el contenido del vaso de la batidora, rectificamos de sal y dejamos cocinar durante unos cinco minutos.

Puedes preparar esta receta un día antes. Los potajes de legumbres resultan mucho más sabrosos si los dejas reposar.

Gracias, Carmen, por compartir esta receta conmigo. 😉

Te apetece dejar un comentario??